En qué debes fijarte cuando miras las etiquetas de los alimentos?

 ¡Atención!  Nuestra compra determina los hábitos alimentarios, es importante saber elegir bien los alimentos que compramos, pero alerta.

¡Hay vida más allá de las calorías!

Las calorías por sí solas nos proporcionan poca información sobre el valor nutricional del alimento, así que seamos un poco curiosos y investigamos un poco más.

valor-nutricional

Ahora que se acerca el buen tiempo y parece que nos cogen las prisas para lucir la ropa de verano, seguro que tenemos más cuidado a la hora de hacer la compra de la semana. Probablemente, en nuestro cesto abunden productos que incorporan en la etiqueta mensajes como

  • Bajo en azúcar
  • Sin azúcares añadidos
  • Light
  • 0% materia grasa
  • Rico en fibra
  • Multi cereales

Pero, ¿qué hay de cierto en todos estos mensajes?

¿Me basta con comprobar las calorías de los alimentos?

De entrada, es evidente que nuestra compra determinará los hábitos alimenticios, pero no sólo nos debería importar las calorías, aunque nuestro objetivo principal sea para controlar el peso.

Tal y como podemos leer en numerosos estudios, unos hábitos alimentarios saludables (junto con un estilo de vida activo) son la clave para prevenir patologías que representan una causa de muerte importante en la sociedad actual.

etiquetado-de-alimentos

¿Y como relacionamos esto con las calorías?

Pues insistimos en que hay vida más allá de las calorías, sobre todo porque estas nos proporcionan poca información.

¿Creéis que es lo mismo consumir una manzana que consumir una galleta rellena de chocolate si ambos nos aportan 70 kcal?

La respuesta es evidente…

Así pues, hacemos un repaso de algunos mensajes (declaraciones nutricionales) que encontramos en las etiquetas:

Producto “light”

No necesariamente indica que sea saludable, sólo nos dice que tiene una reducción del 30% sobre el contenido de algún nutriente (ej. Calorías o grasas) comparado con el mismo producto de referencia. Es decir, unas galletas light tendrán 30% de calorías (o azúcares o grasas), que la versión normal (no light) de las mismas galletas. En el caso de los productos procesados, bollería, refrescos, etc…

Por muy light que sean, deberíamos consumir únicamente de forma esporádica.

Bajo contenido en grasa

En este caso  no nos indica sobre qué alimento está comparado , sin embargo, debemos ser más curiosos e investigar qué otro nutriente se ha añadido para proporcionar sabor. Si hablamos de una reducción de grasas, es probable que nos encontramos una cantidad nada despreciable de azúcares.

Cuando comas la versión light o baja en grasas de aquellas galletas que tanto gustan y pienses que están buenísimas, ¡sospecha y ve a leer la etiqueta!

informacion-nutricional-cesta

“Sin azúcares añadidos” vs “Sin azúcares”

No es lo mismo una declaración que otra. En el primer caso, nos indica que no les han añadido de forma artificial, pero puede que el alimento ya incorporara azúcares en su forma natural (es el caso por ejemplo de los zumos de fruta).

Cuando nos indica que no hay azúcares, debemos comprobar que no hayan añadido fructosa (que, aunque el cuerpo la digiera diferente, tiene las mismas calorías que el azúcar) o bien algún edulcorante artificial (tipo aspartamo o E-951, que es tan poco saludable como el azúcar).

“Integral” o “Multi cereales”

En este caso, comprobaríamos si realmente está elaborado exclusivamente con harinas integrales, ya que a menudo nos encontramos que incorporan harinas refinadas en mayor proporción que las integrales.

Para hacernos una idea, podemos comprobar si nos indica el porcentaje de cada harina o bien mirando la tabla nutricional (si comparamos las tablas nutricionales de dos panes o cereales integrales, será mejor aquel que menos azúcares tenga).

Información acerca del artículo
Fecha de publicación
Tema tratado
Tabla nutricional en el etiquetado de alimentos
Valoración
51star1star1star1star1star

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *